0 Usuarios y 1 Visitante están viendo este tema.

*

Desconectado Avahor

  • *****
  • 1177
  • 16
  • Sexo: Masculino
    • Ver Perfil
    • Mi reciente entrega
Ese lejano comienzo
« : abril 11, 2010, 04:19:54 am »
 No es común encontrar una Luna tan aterrada como la de aquella noche.  Una ausente angustia parecía haber forzado un acercamiento a esta misma tierra, tal que su presencia llegaba a confundir la noche con el día. Una sensación interna.. un estupor, un pavor sórdido y frío alimentaba esa luz de luna apabullante. Un hecho sin precedencia, una canción sin autor parecia ser entonada esa noche. Un clamor de la propia existencia, entre sigilos y sollozos del viento que murmuraba el abrir camino de lo que venía a esta tierra.  Cual guarda de ciudad ensimismado entre el sueño y la sorpresa de un fin del mundo... o el comienzo de otro.
 Qué era esa sensación...
 .. a lo lejos un estruendo bajo tierra podría describirla perfectamente. Si, es la imagen de aquel momento, Una tierra encinta sufriendo dolores de parto mientras la Luna llora sobre ella.  
   Y lloraba su lamento, como llora una mujer que ha sido dejada por su amante. Mientras se agitaba la tierra entre sus entrañas tratando de dar a luz lo incierto, lo temido y olvidado, negado por las generaciones anteriores... Solo divulgado por bardos, aquellos proscritos bardos que sucumbían ante los letrados por sus burdas canciones. Canciones rebeldes, que hablaban de un nuevo inicio, de la limpieza del mundo...  de la desolación de los nobles embriagados del poder sobre esa sociedad...
  Cinco diademas dicen de esa noche, salieron desde lo profundo de la tierra. Cantaban a los infantes de terra las estrellas asuzadas por el viento en su parpadeo soprendidas. Y la luna cual partera los arrulló en su faz, esa noche mientras como en sueño pequeñas lucecitas nacían en alma de cada gema. No había un padre presente esa noche. Dice el viento que sus padres acallaban de espaldas el nacimiento, cansados ya de ver nacer y morir a sus hijas, solo sentían el porvenir derramarse de entre sus dedos. De qué vale ver nacer lo que ya está destinado a morir, tal cual la senda del hombre...
   De los siete dicen, solo la Luna asistió el nacimiento dolida del presagio de la próxima muerte. Pero estuvo allí llorando a la tierra, sufriendo el destino infinito del final y del nuevo principio...
  
    De eso ya se han ido las generaciones, solo los cuentos persisten acerca del nacimiento de las magias que gobiernan Terra...

  - ¡patrañas!.. ja-
   murmuró un jovenzuelo a su amigo sentado a un costado.
   - No le doy mas de 10 minutos y este viejo se quedará dormido -

   ...Y cada diadema fue alzada en vuelo briosa, con su manto de estelas fue lanzada a un confín incierto sobre este mundo.
      Dice el viento que un segundo testigo estaba allí presente aguardando el nacimiento, y apenas alzadas las diademas en su vuelo, desde las tinieblas millares de sombras envolvieron a una de ellas y la guiaron en un oscuro trazo por la senda de la negación hasta perderse en las vastedad de la noche...

      ...Al siguiente acto el cielo clamó a gran voz, y los seres celestes se congregaron alrededor de una de las diademas. un atrio cristalino emergió desde los aires y cobijó una diadema mientras millares de ángeles indicaban expectantes un camino ascendente, el cual comenzaba a ser iluminado por aquella blanca centella...

     ... Una de ellas descendió sobre los bosques de occidente y entre arrullos de raíces y renuevos alimentó su esencia.. y de su esencia se alimentaron los bosques y las criaturas en ellos vieron reflejada su existencia teñida de un cálido rubor verde. Las mismas plantas cobraron vida y todos los animales clamaron a una el advenimiento de la naturaleza...

      ...Sobre lava y cenizas ardiendo, en medio del rugido de volcanes se vió descender una cuarta diadema. Como hierro fundido derramándose sobre su alma  dice el viento, se sumergió en el corazón candente de la tierra. Millones de chispas saltaron de ese encuentro y cada chispa cobraba un nuevo vigor y una aniquilante fuerza. Algunas se volvieron efrets y otras se arraigaron en el corazon de los enanos y trasgos, habitantes contiguos de las zonas candentes...
      
      - pues a mi me gusta escuchar estas historias -
        respondió el oyente al jovenzuelo que desganado observaba las barbas del relator.

    ... Solo una diadema quedó levitando en esa faz de la luna. No habia ninguno que viniese a rescatarla, nadie ocupaba aguardar su venida. Solo el titilar de las estrellas parecía comentar su existencia cuando una tenue luz, cual lágrima azul comenzó a teñir su alma, al momento en que comenzaba a hacerse invisible mientras la Luna dejaba entrever su sonrisa dejando partir la última diadema al mundo fantasmal...
      
- Acabaré por terminar siendo yo el dormido luego de estos 9 minutos -
       volvió a rezongar el jovenzuelo mientras acomodaba su ropaje entre un par de botas estiradas a la tierra llenas de aburrimiento...
  
 
« Última Modificación: abril 11, 2010, 05:14:42 am por Avahor »
EL problema de la gente con mente cerrada es que no cierran la boca también.

Re: Ese lejano comienzo
« Respuesta #1 : agosto 31, 2010, 03:52:52 pm »
Tan lejado como un ultimo suspiro
Por siempre PH, por siempre...[/size][/font]


Ella se fue, ella no esta, ella decidio dejarme por sus problemas
                                  Por siempre tuyo....

* Que es el amor segun mis palabras,
es viento que trae tus